lunes, 14 de abril de 2008

De Santis, Pablo. Buscarlo por la "d"




Pablo De Santis, se me ocurre, debe haber cometido el error de escribir novelas para adolescentes, como lo hicieran Stevenson o Dahl. Y digo esto por el escaso interés que despierta en las letras argentinas. Detrás de un argumento de aventuras o suspenso, De Santis despliega una escritura encantadora, con el humor de alguien que ha leído a Borges y la fluidez de alguien que ha leído a Auster. Extraño caso de literatura argentina donde lo psicológico o “literario” no espesa la lectura, todo lo contrario, la vuelve aún más interesante. La Traducción, Filosofía y Letras y El Teatro de la Memoria son tres novelas imprescindibles, que en el corpus de su obra, prologan a El Calígrafo de Voltaire y la Sexta Lámpara, novelas un tanto más intrincadas.

El Enigma de París, es la 1º novela ganadora del flamante premio Planeta-Casa de América de Narrativa. El pulpo metió tentáculo y quiere sacar chapa con lo que fue Casa de las Américas. A ver, El Enigma de París es una muy buena novela, aunque personalmente, creo que no es lo mejor de la producción de De Santis. Los premios suelen quitarle nivel a las obras. Por caso, Andrés Neuman siempre anda saliendo segundo en los concursos y suelen ser sus obras mucho mejores que las ganadoras. En premios literarios, se sabe, hay que prestarle más atención al segundo que al primero.

De Santis también escribió una serie de cuentos que fueron publicados por Página/12, en la que también se incluye la nouvelle Los Signos. Tanto la nouvelle como los cuentos parecen una variación de toda su obra, que no quita pero no agrega nada.

Lean a De Santis, por favor, no lo dejen ahí vegetando como bien debe hacerse con las ficciones de Caparrós o Forn. Este autor está del lado de Guillermo Martínez, a no confundirse.


PD: Sería bueno que Neuman cambie la foto de su página, parece sacada una tarde de primavera en Plaza Irlanda. Además de estar un poco más grandecito. Ah, y si alguien conoce a Caparrós, por favor, díganle que su forma de hablar, sus pausas, sus pensamientos, etcétera, son insufribles. Que se concentre un poco más y que vaya a devolver el premio por esa cosa llamada Valfierno. Ojo, B. me dijo que la última de Caparrós está muy buena. Sin no fuera por ella y por La Voluntad (que escribió con Anguita), directamente estária diciéndole de todo. Paz.


Over.




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de la foto de Neuman es muy cierto.
Por otro lado hace unos dias me compré una novela de una tal Lilian Neuman que es Argentina y también salió segunda en un concurso.
Será la bendición o la maldición de los Neuman?
B

Felpa dijo...

nicole neumann cantaba dejame soñar. creo que tenía talento, pero nunca fue comprendida.

por otro lado. lo primero que leí de Pablo de Santis fue "el ojo del pez". Yo tendría no más de 14 o 15 años, no recuerdo. Lo úlimo que leí fue "El enigma de Paris". Valoro sus obras para adolescentes al igual que disfruto de su lectura hoy en día.

g dijo...

No conozco a Andrés Neuman para comentarle lo de la foto, ni a Caparrós para decirle que se apure, pero Lilian Neuman es una persona brillante a la que nadie le ha regalado nada. Ni siquiera esta loa gratuita.
He dicho.
Entretanto, tomo nota de la guía de lectura de De Santis al que como siempre le "arreglaron" el premio, su agente y la editorial. La suerte no tiene nunca nada que ver.
Hernán, me gusta tu blog.